Miriam se atrevió a probar sus primeras lentillas

A Miriam le encantó su primera experiencia con las lentillas


MIRIAM – 18

Miriam, de 18 años, es estudiante y está aprendiendo a conducir. En su tiempo libre le gusta salir con sus amigos y escuchar música. Hace poco empezó a hacer prácticas de conducción.

¿Por qué decidió usar lentillas?

Miriam se dió cuenta de que se ponía las gafas cada vez menos y a sus padres no les gustaba que fuera en bicicleta a la escuela sin ellas. También practica judo, y aunque no puede practicarlo sin gafas porque apenas ve nada, es obvio que usar gafas para practicar judo no es buena idea. Las lentillas resultaron ser la solución perfecta para Miriam".

¡Sin nervios!

Antes de probarlas a Miriam le ponía nerviosa la idea de tener que tocarse el ojo cuando se las ponía o se las quitaba. Pero estaba tan decidida que no dejó que sus temores le impidieran probarlas. Tuvo una sesión de práctica en la óptica y al principio le costó un poco ponérselas. Pero cuando lo consiguió, pensó: ¡esto es muy fácil! Y comenzó a usarlas inmediatamente.

‘Ahora se las pone todos los días y ya no puede vivir sin ellas.’

¡No tardó nada en acostumbrarse a ellas!

Solo un poco al principio, porque no tiene nada que ver con usar gafas. Ahora ve todo con más claridad aún. Sé acostumbró a ellas muy pronto y en realidad ahora ni las nota. Miriam se las pone todos los días y ya no puede vivir sin ellas".

No le suelen dar problemas

Solo pueden llegar a ser un poco incómodas cuando le entra un grano de arena o una mota de polvo en el ojo. Por eso siempre usa gafas de sol cuando va en bicicleta, para evitar que le entre algo en los ojos. A veces se le resecan un poco los ojos al final del día, pero un colirio le alivia esa sensación al momento.

Miriam se atrevió a probar sus primeras lentillas

Se las pone durante las prácticas de conducción

Sobre todo porque tiene la sensación de que ve mucho mejor cuando uso lentillas, pero también porque es mucho más práctico. Las gafas siempre se le bajan por la nariz y tiene que usar gafas de sol graduadas. Ahora puede usar cualquier par de gafas de sol si hace sol.

¡Incluso cuando hace judo!

Al principio temía que las lentillas pudieran caérse, pero nunca le ha pasado. Está claro que no es verdad.

¿Y para las personas que tienen dudas sobre usar lentillas?

Que las prueben, como Miriam. Una vez que te acostumbras a ellas, ni siquiera notas que las llevas. Además, son estupendas para practicar deporte. Sí que tienes que ser muy cuidadoso con la higiene a la hora de ponértelas y quitártelas. Para Miriam, todo son ventajas.

Más historias