Carla ha solucionado sus problemas cambiando el tipo de lentillas

A Carla le gustó solucionar las molestias causadas por las lentillas


Carla - 34

Carla es bailarina profesional, modelo y camarera. Como bailarina, forma parte de un grupo de danza que actúa en diversos eventos. Le encanta pasar largas temporadas de vacaciones y sueña con viajar por todo el mundo. Pero también disfruta de su tiempo libre viendo Netflix en casa con su marido y sus gatos.

El comienzo de una etapa

Carla comenzó a usar gafas cuando tenía doce años, y no le gustaba. A esa edad, a menudo se sentía insegura acerca de su apariencia, y también le molestaban cuando bailaba o hacía deporte. Por suerte, le dejaron llevar lentillas poco después.

¡Tardas muy poco en acostumbrarte!

Tardó un mes, más o menos, en acostumbrarse a ellas, pero a partir de entonces le fue muy bien y rara vez usa las gafas. Las gafas que tiene ahora todavía tienen la graduación que necesitaba hace diez años*, pero como las lleva tan poco, nunca las ha cambiado. Carla ha pensado en hacerse la cirugía con láser, pero le parece demasiado complicado, y le da un poco de miedo.

*Se recomienda una revisión con un profesional de la visión periódica

‘Las lentillas no le están dando ningún problema’

Llegaron las molestias

Llegó un momento en que Carla comenzó a notar molestias, sobre todo al final del día. Comenzó poco a poco, y al principio lo llevaba bien. Sin embargo, a partir de un punto empezaron a molestarle de verdad. Por eso decidió hacerme un nuevo examen. Resultó que necesitaba un tipo de lentillas diferente. Este tipo de situaciones se detectan con visitas periódicas al profesional de la visión.

Carla ha solucionado sus problemas cambiando el tipo de lentillas

Son inseparables

Las lleva puestas incluso cuando está en casa descansando y viendo la televisión. En realidad nunca le han causado ningún problema.

Aprende de Carla

Se acostumbró a ellas enseguida y gozó de mucha más libertad para hacer lo que le apetecía. Pero insiste en que es necesario hacerse una revisión ocular una o dos veces al año y no esperar demasiado.

Más historias